Cero preguntas

Un psicólogo conoció a un maestro Zen en un evento social, y decidió hacerle una pregunta que había estando rondando su mente. “¿Exactamente como ayudas a las personas?”, le preguntó.

El maestro respondió: “Los conduzco hasta un lugar en el que ya no pueden hacer preguntas”.